14.7.11

"Quizás no sea solo culpa del destino..."

(Inspirado en una buena amiga)


Nadie puede imaginar... y mucho menos saber qué es lo que el destino le depara a cada uno. Cada ámbito de esta vida es un misterio, por eso no se puede hablar de eternidad o que algo, definitivamente, podrá ser para siempre. Es una pena que cosas así tengamos que aprenderlas a través de las propias experiencias, como pueden ser un sueño roto... o un bonito amor. Es increíble como es el destino ¿no? Tan simple y sencillo hasta que decide ponerse a jugar. Viaja hasta su querido baúl donde se encuentran esos magníficos hilos, esos hilos que son nuestras vidas, coge dos, esos que mas le llaman la atención, y los cruza así, sin más, dejando que dos personas desconocidas se dejen llevar por el camino que nuestro caprichoso destino ha querido crear. Ya esas dos personas tienen la oportunidad de dejarse llevar, de conocerse y crear una bonita historia. El principio es el momento más maravilloso, más increíble y más especial. Se viven los primeros recuerdos eternos, esas experiencias inolvidables, esas anécdotas y sentimientos inexplicables. El tiempo decide ir corriendo, dejando que esa historia vuele, viva, madure. La pena es que nosotros, los hombres, somos demasiado inconformistas, y empezamos a buscar más y más, a pedir, a exigir... Ahí es cuando se crean las diferencias importantes, esas que ya no son tan difíciles de superar. Es nuestra propia naturaleza la que elige a nuestros compañeros, los que son compatibles y los que no, los que están hechos para nosotros. Tanto culpar al destino... y puede que seamos nosotros mismos los que dirigimos nuestra propia vida. De esta forma es como esa pareja se separa, comienza una vida nueva, lejos el uno del otro. Dentro de sus cabezas y de sus mundos creen que ya no hay espacio para ese pasado, para ese recuerdo. Pero se equivocan, eso es algo imposible y difícil de olvidar. Haber regalado una parte de tu corazón a una persona no se podrá deshacer jamás. Por eso es mejor no pensar, no hacer planes y creer que algo que termina no puede regresar. Si ya lo he dicho, el destino es muy caprichoso y, quién sabe, a lo mejor otro día quiere volver a ponerse a jugar y por error, o por pura conciencia, une dos hilos que en el pasado llegaron a ser uno solo.



Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. que verdad mas grande =)

    ResponderEliminar
  2. Eso es verdad, el destino es el qe elige las personas de nuestro alrededor, pero si nosotros ponemos ganas, podemos elegir el nuestro

    ResponderEliminar