2.8.11

TAN SÓLO DIECISÉIS (Parte I)

Cuando comencé a escribir esta historia pensé que sería una gran idea. Pensé que, quizás, sería ese ejemplo que lograra que muchos casos como el mío fueran diferentes.
Estoy aquí, en el parque, viéndola jugar con esa gran sonrisa. Parece mentira. Ya han pasado cinco años y parece que fue ayer cuando todo empezó.
Yo tenía 16 años. Me consideraba una chica normal como tantas otras, un poco rebelde y soñadora que no podía esperar a hacerse mayor. Quería serlo en ese preciso instante y no tener que esperar más tiempo. Quería gozar de total libertad, tomar mis propias decisiones y ser independiente. ¡Qué error tan común! Yo era todo lo contrario a mi mejor amiga, tan responsable y pensando bien antes de actuar. Ella, tan reservada, tan... sosa para mi gusto. Pero yo no, yo odiaba las responsabilidades, yo quería vivir.
Aquel año, cuando comenzó el instituto, conocí mucha gente nueva. "Malas compañías", como decía mi amiga. A mí no me lo parecían, los veía como chicos y chicas libres que podían hacer lo que les diera la gana. El cambio radical empezó cuando comencé a salir con ellos. Salíamos por las noches, sin que nuestros padres se enteraran, y nos colábamos en discotecas y lugares por el estilo. Ese había sido mi sueño, entrar en una discoteca por fin, salir de noche y divertirme a lo loco, sin pararme a pensar en mis actos y sus consecuencias. Al menos, eso era lo que yo creía. 
Total, que iba cambiando poco a poco y mi rebeldía aumentaba con el paso de los días. Mi amiga no sabía nada de eso, nunca estuvo de acuerdo.
- Estás muy rara -me dijo un día.
- Mi madre dice lo mismo, sois unas maniáticas.
- ¿Qué es lo que te ha pasado? Te estás convirtiendo... en alguien que no eres.
Me eché a reír en su cara y la llamé ridícula. Le dije que estaba loca y que aprendiera a vivir la vida como yo en vez de ser tan estúpida y retrasada.
Ahora, al recordarlo, me siento idiota sólo de pensar que la loca y retrasada era yo, no ella.
Estuvimos un tiempo sin hablar pero yo creía que no la echaba de menos. Salía más con mis otros amigos y me divertía muchísimo. En resumen, yo estaba cambiando a peor y no quería reconocerlo. Me había vuelto insoportable y les había perdido el respeto a mis padres totalmente. 
Image and video hosting by TinyPic

5 comentarios:

  1. Me gusta la historia espero que sigas escribiendola! 1 beso (L)
    y gracias por haberte pasado por mi blog ^^

    ResponderEliminar
  2. LO AMO LO AMO LO AMO! Y no me voy a cansar de decirlo eh? tienes que continuar así eh nati? :)
    Me recuerda a una historia que vi hace tiempo. Dios! es preciosa :) (me refiero a tu historia)

    ResponderEliminar
  3. Es un comienzo interesante y que deja con la sensación de querer seguir leyendo pero es demasiado corto igual si escribieras la entrada más larga xD sería mucho mejor, aunque bueno, doy por hecho por las otras entradas que he visto que se trata de un relato, una historia corta y siendo así entonces no está nada mal xD voy a leer la siguiente.

    ResponderEliminar
  4. Para ser sincera, es un comienzo interesante, engancha, tienes futuro la mía no está tan bien, te recomendaré en mi blog :)

    ResponderEliminar