3.8.11

TAN SÓLO DIECISÉIS (Parte II)

Aquel maldito viernes, sin imaginármelo siquiera, todo se me escapó de las manos, aquello a lo que yo llamaba mi "plan".
- ¿Adónde crees que vas? -me preguntó mi madre a las diez, cuando intentaba salir.
- Con mis amigos.
- Esos no son amigos hija, son delincuentes.
- ¡No te atrevas a tratarlo así! ¡Tú no vales nana comparada con ellos!
- No me hables así, que soy tu madre.
- ¿Y qué?
- Vete ahora mismo a tu habitación, estás castigada sin salir. Y no volverás a ver a esos chicos.
- Y quién me lo va a impedir, ¿tú? -me burlé.
- Vete, ¡ya!
Me reí de ella y subí a mi habitación. Una hora más tarde, conseguí escaparme de casa y fui a encontrarme con mis amigos. Fuimos a una discoteca nueva, el lugar donde sucedió mi peor pesadilla. Toni, el líder, al que yo creía mi Dios, se convirtió en mi enemigo aquella noche.
- Toma -me dijo, tendiéndome unas pastillas. - Te pondrás en ambiente.
Aparté su mano. Drogas, esas malditas tentaciones de las que nos advierten una y otra vez en cualquier sitio y lugar, a cualquier hora, en cualquier momento.
- No seas tonta -me dijo sonriendo.
Tentaciones que llegar sin avisar, de repente, cuando no lo esperas. Había hecho muchas locuras con ellos pero... Maldita sea, ese día tampoco pensé con la cabeza. Lo miré unos segundos y cogí una. Me la tomé con... resulta gracioso, nunca supe qué fue lo que me dio a beber aquella noche. No recuerdo nada, sólo sé que esa noche me volví loca, me disparaté, y mi cabeza no se hizo responsable de mis actos. Lo último que me vino a la mente fue sentir la mano de alguien alrededor de mi cintura. Después... todo se volvió oscuro.
Desperté en la casa de mi mejor amiga. Ella lloraba a mi lado y me abrazó en cuanto abrí los ojos. No entendí nada en ese momento. Lo comprendí dos meses más tarde, cuando los que yo creía mis amigos dejaron de hablarme y unos extraños malestares me llevaron hasta el hospital... donde descubrí que estaba embarazada.
Cuando a una chica de dieciséis años le dan una noticia semejante, es normal que se le caiga en mundo encima. No sabía qué hacer, cómo actuar.
Al salir del médico con las pruebas, pensé en mi mejor amiga. Me sentí fatal cuando me enteré que aquel viernes fue a buscarme a la discoteca. Me habían dejado allí sola. Supongo que alguien se compadeció porque la llamaron y se lo contaron. Y vino corriendo a ayudarme a pesar de cómo la había tratado los últimos meses. Ella, mi amiga, la responsable y precavida, la reservada y sosa para mi gusto. Ella, más inteligente que yo. Se lo conté todo a ella y le supliqué mil veces perdón. Ella me acogió sin miramientos, sin recordarme que ya me lo había advertido, porque era realmente una amiga, mi amiga. Casi me da algo cuando me aconsejó que se lo dijera a mis padres.
 "Me matarán, me echarán de casa, me desheredarán, me odiarán para siempre" -pensé. Pero me armé de valor y se lo conté todo aquella noche. Mi madre lloró a lágrima viva, mi padre se quedó sin palabras, y ambos me fundieron en un abrazo y me brindaron todo su apoyo, a pesar de que no me lo merecía.

Image and video hosting by TinyPic

6 comentarios:

  1. Que hijos de su madre... dejarla sola ni que fuera un perro :( Aún la habrán dejado embarazada XDD lo amo espero el siguiente!

    ResponderEliminar
  2. Vaya! No es que sea muy alegre esta parte de la historia por lo que le pasa... pero supongo que ella se lo buscó. Tiene suerte de que su amiga y sus padres la quieran tanto y que no les haya importado su forma de comportarse y de actuar pero también supongo que dentro de lo que cabe es normal que una chica de dieciséis años cometa ese tipo de locuras y es comprensible que sus padres la apoyen porque seguramente ellos todavía no habrán olvidado cómo se sentían a esa edad... Lástima que esos otros chicos no pensaran en nadie más que en ellos y no se les pasara por la cabeza ni por un momento lo que sus actos podrían conyevar.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, es real y a la vez engancha

    ResponderEliminar
  4. Me encaanta! espero el siguiente, engancha :)

    ResponderEliminar
  5. Lo peor ... que esto ocurre cada día ;(

    ResponderEliminar