7.12.12

Entre los campos de trigo


Los rayos del sol iluminaban el paisaje con calidez, haciéndolo brillar como si de un lugar mágico se tratase. Olía a hierba fresca, y el campo se encontraba poblado de diminutas flores silvestres de todos los colores. Habían decidido tomarse unos días en aquel humilde pueblo para dedicarse un tiempo sólo a ellos.
Él se encontraba tumbado bajo aquel árbol, sonriendo de manera absurda al pensar en ese jugoso tiempo que pasaría con su chica a solas. Fue pensar en eso, y verla a ella aparecer por el caminito de piedra con aquel bonito vestido de color marfil que tanto le gustaba y su sombrero bailando al ritmo del viento. Era preciosa.
Le dedicó su sonrisa más hermosa al llegar a su lado, y él se incorporó un poco para poder acomodarla entre sus brazos. Ella se sentó entre sus piernas y se apoyó en su pecho riéndose.
- Me encanta este sitio, es precioso. Se respira tranquilidad.
- Por eso quería disfrutarlo contigo –dijo él mientras acariciaba la suave piel de sus brazos, produciéndole un escalofrío. – Nos merecíamos un tiempo a solas.
- Lo sé cariño, y lo estaba deseando. A veces se me hace eterno el tiempo que pasamos separados, y no puedo evitar echarte de menos cuando no estás a mi lado. Odio sentirte lejos. 
- Yo también. Ojalá pudiera pasar todo mi tiempo contigo. 
- Bueno, no nos lamentemos –sonrió mientras se giraba un poco hacia él. – Para eso hemos venido ¿no? A disfrutar de este fin de semana. 
- Se me va a hacer súper corto. 
- ¡No pienses en eso! –exclamó ella antes de reírse y rozar sus labios. – Puede que sea corto, pero nos encargaremos de emplearlo bien. 
- ¿Ah sí? ¿Y qué planes tiene mi princesa? –preguntó mientras la rodeaba con los brazos. 
- Pues… lo primero… ¡echar a correr!
Comenzó a reírse al mismo tiempo que se escapaba de sus brazos y echaba a correr por el campo. Él, mientras admiraba aquella vida llena de energía que se movía ante sus ojos, se levantó sonriendo con picardía y comenzó a perseguirla. Le encantaba cuando la escuchaba reír de aquella manera, pues parecía que iluminaba al mundo con aquel dulce sonido. Era tan alegre que sólo podía existir luz en los días que pasaba junto a ella.
Cuando consiguió alcanzarla, ella dejó escapar un grito ahogado y divertido al mismo tiempo en que caían sobre el césped y daban vueltas, y vueltas, hasta que él quedó sobre su cuerpo, su rostro paralelo al suyo, de forma que podía admirar el brillo de sus ojos. 
- Pensé que no me cogerías –rió ella. 
- Sólo lo hacía para darte ventaja, me daba pena verte tan indefensa. 
- ¡Qué mentiroso! –volvió a reír. 
- ¿Me das un beso? 
- No. 
- ¿Por qué no? 
- Porque prefiero que me lo robes, que para eso son sólo tuyos.
Sonrió divertida antes de colocar las manos alrededor se su cuello y besarlo con pasión y sentimiento, a medida que se intensificaba cada segundo que pasaba. Muy lentamente, sus labios bajaron hasta su cuello. Le susurró que le amaba, y su aliento pasó a ser una caricia tan íntima, que el cuerpo de él tembló ante ese deseoso contacto. Ella sonrió antes de volver a besarlo con calma, y rodaron de nuevo.
 Te amo tanto… –susurró él entre suspiros. 
- Yo te amo mucho más.
- Y yo muchísimo más.
Ella sonrió de nuevo y apoyó su cabeza en su pecho para escuchar su respiración. Nunca entendería cómo había llegado a enamorarse de aquella manera, pero era consciente de que su vida jamás sería la misma si lo perdiera. Había llegado a llenarla de tal forma que no imaginaba su ausencia, sentía que a esa hermosa historia de amor le era imposible tener un fin. 
- Ven conmigo, quiero que veas algo –dijo él, apartándola de sus pensamientos y trayéndola de vuelta la realidad, su adorada realidad.
Caminaron de la mano campo a través hasta llegar a un pequeño riachuelo. Había un pequeño camino de piedras en medio, y el agua era completamente cristalina y pura. Ella sonrió al ver aquella hermosa imagen, y se soltó de su mano para situarse justo en medio. Se agachó y mojó sus manos, mientras sentía como la corriente la acariciaba.
Él la contemplaba desde el borde de la orilla, mientras pensaba lo bueno que había sido el destino al cruzar a aquella joven en su camino. Ojalá no fuera tan caprichoso y se portara siempre bien, uniendo el camino de dos personas que, se sabe, están hechas para pasar el resto de su vida la una junto a la otra. Al menos, eso era lo que él soñaba cuando se trataba de ella.
Ésta lo llamó desde su posición con una sonrisa divertida, antes de levantarse, estirar los brazos, y cerrar los ojos mientras inspiraba profundamente aquel aroma a naturaleza. Le encantaba estar en un lugar tan mágico como aquél.
Fue rápida. Desde que su chico se acercó, ella se agachó y lo salpicó completamente, pillándolo desprevenido. Adoraba volverse una niña en aquellas ocasiones, donde se le ponía a tiro una oportunidad de picarlo y jugar con él. Y así fue. Dio pequeños saltitos hasta llegar a la otra orilla y poder echar a correr, pues él ya estaba persiguiéndola y ganando terreno.
Ella reía mientras intentaba escapar, pero se moría de ganas de que la atrapara, así que aminoró el paso justo cuando él la rodeó con los brazos y volvieron a caer en medio de aquel campo de espigas. No importaba que decidieran cometer alguna locura, pues quedaban ocultos a cualquier ojo curioso que no les quisiera dejar demostrarse su amor.
Así, sin más, el comenzó a acariciarla, y ella tembló por dentro, pues sabía que sus manos sobre su vientre eran su perdición. Suspiró y lo besó. Se dejaron llevar. Ella, para vengarse, lo besaba en el cuello antes de morderlo suavemente.
- Oh dios, no puedo cuando haces eso –suspiró él. – Me mata.
- El problema es que me encanta que te mate.
- ¿Segura de eso? –preguntó divertido mientras la acariciaba de nuevo. 
- Cielo… juro que te mataré –rió ella mientras suspiraba. 
- Adelante, me encantaría morir en tus brazos.
- Cariño te amo, no lo olvides nunca –dijo ella en un tierno arrebato mientras lo abrazaba.
- Y yo a ti amor, tampoco lo olvides jamás.
Dieron varias vueltas hasta que él quedó sobre ella de nuevo. Quedaba claro que estaban  hechos el uno para el otro, hasta sus cuerpos parecían encajar a la perfección. Sus labios volvieron a encontrarse, mucho más deseosos que antes, y comenzaron a acelerarse a medida que notaban el deseo y la pasión ardiendo dentro de sus cuerpos, muriéndose de ganas de salir.
Allí, en aquel mágico y cálido lugar, volvieron a dejarse llevar, acompañados por el aroma del viento salvaje y la melodía que surgía cada vez que la luz del sol acariciaba sus cuerpos brillantes, los cuales, se entregaron al amor hasta que éste comenzó a desaparecer tímidamente, permitiendo a las estrellas y la luna ser únicas testigos de ese magnífico instante, convirtiéndolas en las guardianas y las cómplices de un sentimiento tan puro que jamás se podría explicar con palabras.

Image and video hosting by TinyPic

17 comentarios:

  1. Me encanta todo, de verdad, la manera en la que escribes es increible seguro que llegas super alto, me siento afortunada por ser una seguidora dee tu blog, y sin duda estare pasandome por aqui constantemente para ver nuevas publicaciones:)
    Un beso fuerte<3

    ResponderEliminar
  2. uuuuuf que mono la verdad es que es increiblee :) me gusta mucho de verdad me encatan los dos personajes principales son muy tiernos y las escenas muy románticas... sigue así :D

    ResponderEliminar
  3. Guau! Es... es... *---* impresionante, me encanta todo de veras, es tan romántico, la manera en la que haces que me meta en la historia e imaginar todos y cada uno de los sentimientos, expresiones, palabras... todo. Escribes de maravilla, estoy deseando leer tu siguiente publicación!

    ResponderEliminar
  4. Prometí un comentario y aquí esta. Espero que te haga ilusión. Me ha gustado mucho el relato, esta muy bien relatado y sobretodo deja sin palabras una historia tan bonita :D
    Del blog te puedo decir que me gusta bastante, sencillo, con un fondo que me encanta y es de relatos. Aquí tienes una nueva seguidora. Si necesitas algo solo tienes que contactar conmigo por mi tuenti: La leyenda.

    ResponderEliminar
  5. Es alucinante, como has podido tener tanta imaginación, al leerlo desprende mucha ternura, amor, me ha echo hasta llorar, espero que cumplas tu sueño, porque verdaderamente te lo mereces :D Muakis!

    ResponderEliminar
  6. AmorSinFin!!9/12/12 19:56

    Dios mío, ¡me encanta! Es impresionante lo que me haces sentir cada vez que leo una entrada tuya, ¡adoro tus historias! Ojalá yo pudiera vivir una escena así, me la he imaginado como si me estuviera pasando de verdad :D Se respira tanto amor... que me hace creer que los cuentos de hadas de verdad existen.
    Sigue así cielo, ¡sin palabras! <3

    ResponderEliminar
  7. No sé cómo haces para pintar cada palabra para conseguir de ella un matiz que nunca nadie antes me había hecho sentir como tú. Es una maravilla, tu manera de ordenar las palabras para que todas tengan un sentido inimaginable una detrás de la otra. Tienes algo que me encandila, de veras.
    Un beso, es absolutamente genial.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, siento ser yo el comentario de los malos, el relato esta muy bien. Pero me da la sensacion de que le falta alguna parte tragica, donde se enreden las cosas. Veo mucho amor y amor, y muchas sonrisas divertidas. Animo! Y eres una valiente por lo que haces.

    ResponderEliminar
  9. Nati, es un texto genial, osea, a pesar de lo que diga mucha gente, para mi me parece bastante real el texto, no siempre ocurren cosas trágicas ni todo tiene que acabar de tal forma, hay muchos momentos en los que todo va bien y solo pasan cosas buenas, y eso en un fin de semana es posible, no tiene porque pasar nada malo.Bueno, que me ha encantado:), que esas sensaciones, esas ganas de molestar, de picar al otro son ciertas jejeje, diste en el clavo con este texto la verdad jejeje, me gusto mucho, y tu forma de escribir ya sabes que es muy buena :)

    ResponderEliminar
  10. jiji yo ya lo había leído y te había dicho mi opinión pero te lo vuelvo a decir... ME ENCANTA! Quizás eso de que falte algo trágico sea verdad para muchos pero como simplemente es un relato, no una historia ni nada por el estilo creo que es perfecto tal y como es :D
    un besaco guapa! Te quiero
    El Amor De Tu Vida ♥

    ResponderEliminar
  11. QUe amor tan intenso, la verdad es que está muy bien relatado, y eso me llama mucho la atención, está genial, cielo!
    http://macherieladyartiste.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Sin palabras es absolutamente genial. Espero ver pronto otra entrada. Te dejo la dirección de mi blog me gustaría que me cuentes tu opinión un saludo.
    http://elcomieenzodetodoconel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Hola cielo
    Qué relato más bonito. Me gustó mucho, además es muy pasional.
    Es un gusto leerte, a ver si te pasas por aquí más a menudo^^
    Un beso cielo! May R Ayamonte∞

    ResponderEliminar
  14. Hola, quería invitaros a participar en el primer sorteo de mi blog para celebrar nuestro primer añito en la bloggosfera.
    Se trata de un divertido juego en el que mostraréis vuestras bibliotecas.
    Habrá tres ganadores (50 euros en libros, un libro de nuestro listado y un regalo sorpresa)
    Animaos y muchas gracias por vuestra atención.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    El relato me ha encantado, de verdad. El texto está perfecto tal y como está no lo cambiaría absolutamente nada. Seguro que llegarás lejos. ¡Sigue así!
    Besos cielo.

    PD: Espero verte por mis blogs. ;) Me encantaría recibir tu opinión sincera.
    Sollozos En Mitad Del Bosque
    Pensamientos De Adolescencia ∞

    ResponderEliminar